Que la edad no le impida viajar

0
464

Escribe: Sol María David

Viajar después de cumplir 60 años puede ser un reto, un sueño cumplido o una gran aventura; todo depende de si al entrar a la tercera edad se goza de tiempo libre y calidad de vida.

Muchos adultos sueñan con su jubilación, tratan de imaginar su vida sin tener que madrugar, sin el estrés de los negocios y  los resultados económicos, proyectan todos sus días en el quehacer del hogar, cocinando, tomando la siesta, una que otra visita, caminando un poco y nada más, sin preocupaciones ni problemas.

Pero, a decir verdad, no siempre es tan sencillo llegar a la edad madura; hay que prepararse física y mentalmente, procurar buenos hábitos alimenticios, hacer ejercicio o practicar algún deporte para tener una salud óptima después de los 50 o 60 años.

Al llegar a esta etapa de la vida, se espera que todas las personas gocen los frutos de aquellos sacrificios y esfuerzos de la juventud, por ello, algunos afortunados pasan su tiempo haciendo turismo. Y no es para menos, ya no es necesario pedir permiso, ni buscar quien cuide a los niños, en la tercera edad puede hacer todo lo que soñó hacer antes de ser un adulto responsable de su familia y del trabajo. ¡Ahora puede viajar!

En la actualidad, el turismo para la tercera edad es mucho más robusto, se ha especializado en sus necesidades y gustos, por lo general los adultos mayores prefieren viajes seguros, en grupos o con amigos, y planes todo incluido: hospedaje, alimentación, actividades lúdicas, itinerario y guías. No dejan nada al azar.

¿A DÓNDE VIAJAR?

A la hora de viajar, los adultos mayores pueden disfrutar de lugares muy paisajísticos, destinos religiosos o culturales, puede que los deportes extremos no sean de su completo gusto, pero sí la naturaleza y su exuberancia; por lo tanto, encontrarse con la historia, el arte de la región, el misticismo, la gastronomía y los diversos estilos de vida local, nacional o extranjera es de su total interés.

Asimismo, les resulta atractivo compartir con la naturaleza y su armonía, les agrada la belleza particular de las costas, las bahías y las playas tranquilas.

Las ofertas de viaje para los adultos mayores crecen y se fortalecen cada vez más.

Algunas de las opciones que ofrece el mercado van desde cruceros por el mar Caribe hasta safaris en Australia o África, tours religiosos o culturales a diferentes ciudades del país como Popayán, San Gil en Santander, el Eje Cafetero y San Andrés, entre otros. En el caso del continente americano, la oferta turística es muy amplia, comprende a Chile, Perú, Argentina y gracias a sus comodidades para viajeros  adultos, las cataratas del Niágara, en la frontera entre Estados Unidos y Canadá, llaman la atención. En cuanto a los destinos del continente europeo se encuentran España, Italia y Grecia, además se destacan también Jerusalén en Asia y algunos países del Medio Oriente.

¿CÓMO PREPARARSE PARA VIAJAR?

Viajar es muy placentero cuando se toman las debidas precauciones, más si se es un adulto mayor:

  • Antes de viajar tenga en cuenta la cobertura de su programa de salud tanto en el país como en el extranjero, infórmese con su aseguradora de salud, qué debe hacer en caso de tener una urgencia y/o emergencia. Además recuerde activar su seguro de viaje, conozca cómo funciona y cuál es su cobertura.
  • Visite a su médico de cabecera para revisar las condiciones físicas y mentales en las que se encuentra, una consulta al doctor con antelación puede evitarle quebrantos inesperados e innecesarios de salud.

Incluso, en caso de sufrir várices, padecer diabetes o tener problemas cardiovasculares, debe comentarle al médico tanto sus condiciones de viaje como el destino que visitará; si va en avión, cuánto serán las horas de vuelo, si va a navegar o va por carretera; cuánto tiempo permanecerá sentado o inmóvil; y consultarle qué hacer si siente mareos, qué tomar y/o si tiene alguna restricción o efecto secundario con respecto a las medicinas que ya toma. De hecho, esto le ayudará al doctor a ser más preciso en las recomendaciones que le dará para procurar su salud, ejercicios y medicamentos que podrán evitarle accidentes de tipo vascular como coágulos u otras clases de riesgos.

  • Si es diabético, tenga presente los medicamentos que usa, la insulina, las ampolletas y el monitor de glucosa; lleve el calzado especial y las medias; trate de mantener en lo posible su dieta y ejercitarse diariamente con caminatas de 10 a 20 minutos. Si su problema no es de diabetes sino de hipertensión, recuerde llevar sus medicinas y el monitor de presión siempre con usted. De igual forma debe ser precavido, consulte qué tipo de medicinas puede llevar en caso de sufrir catarro ya que es común que el cambio de clima o temperatura pueda causar gripe.
  • Tenga en cuenta las vacunas, compruebe si necesita algún refuerzo o si el lugar que visitará exige alguna.
  • Elabore un check list de medicinas, es decir, una lista de los medicamentos que le han sido recetados y que debe tomar a diario o eventualmente, en este, especifique respectivamente las dosis, efectos secundarios y horarios. Esto le será útil, le ahorrará molestias a usted y sus acompañantes durante el viaje.
  • Elabore una tarjeta de información en la que se encuentre el nombre completo, dirección y teléfono de emergencia de su médico o especialista, además de la información de contacto de un familiar que suministre los datos de la clínica, historial médico o doctores que frecuenta. Dicha información es necesaria e importante en caso de una eventualidad.
  • Si el viaje es prolongado o tiene la posibilidad de extenderse, se recomienda para no interrumpir los tratamientos llevar los suficientes medicamentos y/o una prescripción médica extra en caso de que se necesite comprar más. Se debe ser precavido con las medicinas de uso diario ya sean de presión, colesterol o diabetes.
  • Además, recuerde empacar según el clima y el destino al que viajará, tenga en cuenta el tiempo que permanecerá allí, considere incluir ropa fresca y cómoda para climas cálidos y tropicales o abrigos, bufandas, sacos, medias y botas o zapatos abrigados para lugares donde se den estaciones, en particular en época de primavera, otoño o invierno.

Después de los 60 para qué posponer, es mejor vivir y disfrutar con calma el placer de viajar, así que elija un destino, aliste su maleta y tenga en cuentas las recomendaciones para que su aventura sea exitosa.

En Colombia, el turismo para la tercera edad está reglamentado desde 1997, bajo el Decreto 972 en el que se establecen entre otros aspectos, las condiciones de servicios, facilidades y descuentos para que la población de la tercera edad. Si desea ampliar esta Información puede consultarla ampliamente en el sitio web del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo de Colombia (www.mincit.gov.co).

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here