Siete reglas de oro para viajar con amigos

0
171

Escribe: Andrea Díaz Vélez

Viajar es una de las mejores cosas de la vida, siempre y cuando estemos dispuestos a recibir lo mejor de cada trayecto. Hay quienes deciden emprender la experiencia de viajar con amigos, ya que son personas con las que comúnmente elegimos compartir nuestras aventuras y con quienes, a futuro, tendremos miles de anécdotas para rememorar en cada reencuentro.

Pero, ¿qué pasa si descubres que esa misma persona que te trae tanta felicidad es la misma que puede arruinar tu viaje? Es curioso cómo algunas personas que son muy cercanas en nuestro día a día pueden resultar siendo una pésima compañía a la hora de viajar. Por eso, cuando planee un viaje, piense muy bien quién será su acompañante, porque una cosa es estar un par de horas con un amigo y otra emprender un viaje con él.

No estar en la misma sintonía es el mayor de los problemas, pues cuando no se tiene el mismo propósito en el viaje existen muchas más probabilidades de que algo salga mal. Está claro que todos tenemos gustos diferentes, pero si el objetivo no apunta hacia lo mismo, ninguno se llevará buenos recuerdos de esta travesía; sería como viajar a una isla paradisíaca con alguien a quien no le gusta la playa.

Para que sus amigos no se conviertan en piedras en el zapato, preparamos siete reglas de oro para disfrutar de unas excelentes vacaciones en compañía de grandes amigos:

Elegir personas con tu mismo ritmo y presupuesto

Elije amigos con quienes tengas, al menos, lo mínimo de compatibilidad en estos ámbitos, pues si eres una persona ágil que aprovecha al máximo cada minuto, es muy probable que no sea una buena combinación viajar con alguien lento o perezoso.

De la misma forma, si buscas economizar, no es ideal viajar con alguien que quiere gastar y gastar, esto sería una dificultad desde el momento de escoger el hotel hasta la elección de mínimos detalles durante el viaje, como dónde comer.

Conversar antes y durante el viaje

No es necesario planear todo con lujo de detalles, pues improvisar es parte de la experiencia, pero sí es necesario tener definido un panorama general para economizar tiempo y eliminar algunas preocupaciones. Conversar es la mejor forma de aclarar las expectativas individuales y el estilo de viaje que cada uno busca. Esto ayudará a viajar con tranquilidad.

Si surge algún desacuerdo durante el viaje, no lo deje pasar, pues a futuro podrá convertirse en un resentimiento mayor. Dialogue, sea honesto y busque la mejor solución para no acabar con la armonía del viaje.

 

Horarios

Este es uno de los ítems más complicados. No solo es importante ser puntual en los horarios de los vuelos y conexiones para evitar que alguno de los acompañantes se quede, sino también para las actividades que se tengan planeadas durante el viaje, como salidas de tours, visitas a museos y horarios de restaurantes. Sabemos que durante las vacaciones los ritmos cambian y podemos ser más flexibles en lo que al tiempo se refiere; sin embargo, si se viaja con amigos, este tema debe hablarse abiertamente para evitar malos entendidos.

Respetar las diferencias y ser flexible

Cada persona tiene sus propios gustos y preferencias. Respetar las diferencias significa saber ceder en algunos momentos y abrir espacio para nuevas formas de aprovechar un viaje. Ser flexible en un viaje es fundamental para llegar a acuerdos que satisfagan a todos los viajeros, por eso debemos estar dispuestos a acompañar a nuestros amigos o a brindarles espacio para que desarrollen sus planes.

La empatía es una herramienta muy útil en este punto. Entender que todos tenemos preferencias personales y apoyar a nuestros amigos en sus gustos será una forma de mejorar el viaje de todos.No hay que hacer todo juntos

Si el tiempo es limitado o definitivamente hay algunos planes que no complacen a todos, no es una obligación hacerlo todo juntos. Viajar con amigos no significa convertirse en una misma persona. Es importante que cada uno mantenga su individualidad, por esto habrá momentos en que será mejor separar los paseos. De esta forma es más probable que todos queden felices y tengan historias para contar al final del día y enriquecer su viaje.

Límites financieros

 

Establecer límites financieros es importantísimo, pues el dinero es un tema delicado que puede causar discusiones o indignaciones entre amigos. Para evitar problemas, fijen un tope máximo de gastos para evitar choques. Tenga en cuenta que los antojos y recuerdos para traer son gastos individuales, por lo que debe sacarlos de ese valor macro que acordó con sus compañeros de travesía.

Es importante entender que cada uno tiene sus prioridades en lo que se refiere a este punto, mientras para algunos es más importante gastar su dinero en restaurantes caros, para otros puede ser una mejor inversión gastar en entradas a museos. No limite de forma arbitraria los planes de sus amigos, por el contrario, hagan todo lo posible para mantener un equilibrio saludable.

Tener paciencia

La paciencia es la regla que debe prevalecer en todos los momentos. Recuerde que todos tenemos ritmos diferentes para tomar decisiones y procure que durante el viaje esos pequeños malos entendidos no se conviertan en problemas mayores. Es fundamental que en caso de algún percance que pueda aparecer converse con su compañero de viaje para que entre los dos puedan encontrar una solución. Casi siempre, las reacciones aceleradas y sin pensar transforman su viaje en una pesadilla.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here