DULCE BENDICIÓN

0
1841

Escribe: Isabel Mesa White – isabelmesa132@hotmail.com

Uno de los grandes placeres de la gastronomía es la repostería, especialmente cuando es creativa y tiene una historia que contar. La cocina ha estado presente en la historia de los pueblos y comunidades alrededor del mundo, ligada a diversas religiones, creencias, espiritualidad, dioses, santos y ángeles.EASTER1

Si durante la historia de la humanidad el intercambio de alimentos jugó un papel fundamental para descubrir nuevos territorios, explorar otras culturas, hacer caminos para el encuentro o demostrar enormes diferencias culturales y llegar hasta ocasionar guerras, en el campo de las creencias religiosas el asunto no ha sido menor. Los alimentos se convirtieron en los productos para materializar diferentes rituales, creencias y algunos incluso se consideran como sagrados o pecaminosos.

Las fechas consideradas como fiesta religiosa y las grandes celebraciones que hoy en día aún se conservan, tales como el Ramadán, la Navidad, la Pascua o Janucá, se identifican, en gran medida, por los alimentos que se preparan, por la forma como se comparte la mesa, por la abundancia o el ayuno, por la presencia de algunos productos que solo se ven en esa época del ano o por los ritos y celebraciones que acompañan el acto de comer.

RoscónHay una escritora llamada Débora Chomski, ella publicó el libro “La Cocina Sagrada” 1 y en él habla de los platos más importantes para cada religión, e igualmente de las fiestas religiosas y los alimentos asociadas a ellas. Varios autores se han referido al tema, porque es innegable el vínculo que existe.

Hoy, recogiendo trazos de la historia y gracias al intercambio cultural, podemos considerarnos afortunados de tener el placer de probar las diferentes delicias culinarias que identifican a cada religión y que traen consigo todo un significado que merece respeto y admiración.Christmas_sugarSi nos trasladamos para España, podemos encontrar una gran variedad de pequeñas tentaciones que se han mantenido vigentes durante la historia y son principalmente los dulces hechos en los conventos católicos, de manera totalmente artesanal; tienen nombres tan evocadores y significativos como:

“Huesos de santo”, “Bollo de pascua” o “Yemas de santa Teresa”, estas preparaciones no solo tienen significado e historia, sino que además son absolutamente deliciosas.

No puedo dejar de mencionar las “orejas de fraile” plato de origen judío que se come en Galicia durante los carnavales.

Igualmente se encuentra la gastronomía árabe libanesa, ligada a la religión musulmana. En mi concepto su repostería es indescriptible. El uso de frutos secos, semillas y condimentos, convierten sus productos en irresistibles provocaciones que mezclan diferentes aromas y texturas. Uno de los mejores en mi opinión es el baklava; es tan diferente y exquisito que es difícil de describir. Son pequeños dulces hechos en pasta philo, rellenos de diferentes tipos de nueces y cubiertos por una delicada capa de miel de rosas. Existen varias versiones de este dulce típico de la repostería árabe libanesa, pero todas igualmente deliciosas.

Son tan variados los platos, tan cercana la relación entre las diferentes religiones, celebraciones y alimentos, que podría extenderme hablando de cada uno, pero quise traer a España y al mundo árabe, para recrearnos con los nombres y sabores que evocan ritos, espiritualidad, historia y sensaciones.

Bon Apetit!

1. Chomsky Debora, LA COCINA SAGRADA. ISBN: 9788484284864, AÑO: 2009 EDICION: 1ª

Además de las fases lunares, cada fecha del calendario tiene también una receta especial, por eso la revista Volar le enseña a preparar un mantecado de Avilés, también conocido como bollo de pascua, un excelente postre para acompañar sus comidas durante la Semana Mayor.

receta

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here