Cómo enfrentar una entrevista laboral y no morir en el intento

0
241

Escribe: Estiben Montaño

Una entrevista de trabajo es como una cita con la persona que le gusta: no sabe con certeza qué tipo de perfil está buscando, pero quiere ser usted quien llene todas las expectativas para quedarse con el empleo… o, en el ejemplo inicial, quedarse con la chica.

En ambas circunstancias estará angustiado, sentirá pánico y ansiedad, sudoración en las manos y un nudo en la garganta…pero recuerde conservar la calma, si quiere destacarse sobre los demás candidatos. Total, si en este punto consiguió que lo llamaran a entrevista, algo va ganando; en esta instancia, su interlocutor no busca aspectos para descartarlo, sino argumentos para quedarse con usted. Es una oportunidad única que debe aprovechar, ya que puede ser la última etapa para conseguir lo que busca.

Los procesos de selección son complejos, más aún cuando aspira a un cargo profesional en un país que tiene más de 300 mil graduados en educación superior cada año, y un 9.5% en la tasa de desempleo nacional, según la encuesta integrada de septiembre de 2018 del DANE; es decir, unos 4 millones 600 mil colombianos, aproximadamente. En este momento la diferencia entre el éxito y el fracaso está en la preparación de la entrevista, algo que la mayoría pasa por alto, porque cree que con sus capacidades es suficiente. Pero muchas veces no es así.

Si no quiere seguir haciendo parte de ese 9.5%, échele ojo a nuestros Tips para una entrevista de trabajo exitosa, para que prepare este encuentro tan importante como debe ser; y recuerde: el único lugar en el cual “éxito” viene antes de “trabajo” es en el diccionario.

Tips para una entrevista de trabajo exitosa

Plan de contingencia:

– Es vital informarse sobre la empresa: no olvide preparar con anterioridad un par de preguntas acerca de la compañía o el cargo, para que, con cabeza fría y sin presión, pueda demostrar qué tan interesado está usted en la oferta laboral.

– Es probable que durante la entrevista haya una que otra “cascarita” difícil de responder. Pero no se alarme: quizá la intención de esta prueba es ver capacidad de respuesta, lo cual no significa que conteste lo primero que se le ocurra. Por eso los expertos recomiendan preparar respuestas a preguntas típicas, como “¿qué opina de este cargo?”, o “mencione sus cualidades y defectos”. Tenga en cuenta que si le formulan esta última pregunta, usted debe responder con tranquilidad; el reclutador también tiene defectos.

– No está de más llevar una copia de su curriculum, sin importar que la haya enviado por correo electrónico. Además, se recomienda hacer una recopilación de sus trabajos e informes, una especie de portafolio que sustente su experiencia y habilidades. Por último, lleve una libreta y un bolígrafo para que pueda anotar información importante.

Imagen:

– La puntualidad es indispensable, además que es un simple gesto de respeto hacia los demás. Llegue 15 o 20 minutos antes de la hora pactada.

– La sonrisa es clave para bajar el estrés del momento. Además, dar un firme apretón de manos al saludar, y responder siempre mirando a los ojos, son actitudes que reflejan a una persona con seguridad y confianza. Evite movimientos nerviosos con sus manos y pies, y mantenga una postura erguida, con la cara mirando hacia el frente.

– No todas las empresas exigen el mismo nivel de formalidad;solo basta con estar bien presentado. Muchas veces no es necesario el traje. Todo lo contrario: vestir demasiado formal puede ser contraproducente.

– Muestre un lenguaje formal y educado, pero sin caer en términos demasiado sofisticados. No use palabras que no conoce con exactitud, y evite el lenguaje coloquial. Cuide su imagen profesional.

– No saque su teléfono en medio de la entrevista; si es adicto al chat, deberá hacer un esfuerzo por contenerse. En una conversación, el teléfono móvil es un elemento distractor, y en este caso, un error garrafal.

Actitud:

– Muestre una actitud positiva y entusiasta durante la entrevista; que se note que le interesa y que tiene toda la disposición para el cargo. Refleje esa motivación en su lenguaje, pero sin caer en adulaciones exageradas.

– Sea conciso con las respuestas, y evite ser redundante y contradictorio.  Por eso es importante la honestidad y la sinceridad al momento de una entrevista laboral. Es vital aprender a escuchar.

– Procure empezar la entrevista con un tema distinto al trabajo. Puede ser la oportunidad de demostrar su facilidad para relacionarse con las personas, y así se irá rompiendo el hielo poco a poco. Evite los silencios prolongados.

– No haga de sus logros laborales y académicos un aburrido monólogo. Hable sobre sus gustos y sus hobbies. Sencillez ante todo, y cero pretensiones.

– Finalmente, sin importar el resultado, nunca estará de más agradecer por la oportunidad. Dejará una buena impresión, que podría abrirle la puerta a futuras convocatorias.

Si sigue estas sencillas pautas, seguramente tendrá una muy buena experiencia en la búsqueda de empleo, y las posibilidades de obtenerlo estarán a su favor y no en manos del azar. Persista y confíe en usted, porque un triunfador se levanta y busca las circunstancias, y si no las encuentra… las fabrica. Éxitos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here