COOPERATIVISMO COMO FÓRMULA DE DESARROLLO, LA CONEXIÓN ENTRE LA INFORMACIÓN Y LA ESTRATEGIA CORPORATIVA

0
907

Escribe: Alejandro Rojas

A través del cooperativismo se expresa el espíritu asociativo y solidario del hombre. De hecho, el cooperativismo ha existido desde siempre a lo largo de la civilización.

En la historia de la América precolombina, era una práctica ancestral de las comunidades indígenas el labrar la tierra de manera comunitaria, repartiendo entre todos lo que se requería para su alimentación y llevando los excedentes a otras comunidades, con las que realizaban intercambios comerciales.

Todos los expertos coinciden en afirmar que “las cooperativas son un instrumento de desarrollo local, sectorial o gremial. Por su arraigo territorial son de las organizaciones más cercanas a la gente de su comunidad y generan acciones de manera permanente hacia sus miembros y territorios de influencia…”

Esta es una verdad que se evidencia en la práctica de los relacionamientos e influencias que las cooperativas de nuestro país tienen en virtualmente todos los sectores de la economía.

Ahora, como quiera que las cooperativas se constituyen como un modelo de organización que realiza su gestión mediante una combinación adecuada de eficiencia económica con lo que se denomina la “racionalidad social”, su accionar la aleja del “capitalismo salvaje”, del ejercicio de la ley del más fuerte.  El cooperativismo es economía humanística.

En esta perspectiva, se inserta en la lógica del desarrollo con equidad, una modalidad de desarrollo que camina en contravía de los modelos desarrollistas neoliberales y privilegia al ser humano como objeto del mismo.

“las cooperativas (…) son de las organizaciones más cercanas a la gente de su comunidad y generan acciones de manera permanente hacia sus miembros y territorios de influencia…”

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here