Estudios online, la educación a un toque de un móvil

0
104

Escribe: Omaira Ríos Ortiz

La educación a distancia surgió en Colombia con las Escuelas Radiofónicas de la cadena de Radio Sutatenza, que emitió programas educativos y culturales, dirigidos a los campesinos, desde el 28 de septiembre de 1947 hasta 1994, lo que ayudó a incrementar el nivel de alfabetismo del país.

Esta emisora difundió el conocimiento del alfabeto, cálculo matemático básico, nociones necesarias para la salud individual y familiar, prevención de enfermedades, técnicas de producción agropecuaria orientadas al mejoramiento de la economía campesina y, por último, enseñó sobre el desarrollo de valores, prácticas y comportamientos cívicos aplicables en la organización familiar y comunitaria.

La segunda ola de la educación a distancia vino con la televisión, precisamente con la fundación de INRAVISION en 1963, entidad creada para reforzar el modelo de educación primaria por televisión y los programas educativos para adultos. Entonces, hasta finales de la década de los 90, se crearon programas educativos para televisión emitidos por la Cadena 7 (Canal Uno), y por el Canal 11 (ahora Señal Colombia).

En 1973 la Pontificia Universidad Javeriana comenzó a transmitir en televisión el programa Educadores de Hombres Nuevos.

Luego, las universidades de Antioquia y del Valle incursionaron en la educación a distancia, y dos años más tarde les siguieron las universidades de Santo Tomás y la Sabana. En 1982 apareció la Unidad Universitaria del Sur de Bogotá (Unisur), ese mismo año la educación a distancia se constituyó como modalidad de educación superior en Colombia y como política educativa nacional, y el Icfes asesoró a un buen número de universidades con ofertas a distancia.

La Unisur comenzó como un centro de educación superior para las personas de más bajos recursos en Bogotá, y evolucionó a la Universidad Nacional Abierta y a Distancia UNAD, ampliando su cubrimiento a todo el país y convirtiéndose en la primera en Colombia dedicada exclusivamente a la educación a distancia.

Hoy es líder y reconocida a nivel nacional e internacional por su calidad innovadora, sus ofertas, servicios educativos, compromiso y aportes de su comunidad académica.

La tercera ola, online       

EN 2002, esta universidad se convirtió en el primer centro de educación superior colombiano en obtener licencia para operar como universidad en Estados Unidos, con una licencia aprobada por la Comisión de Educación Independiente del Estado de la Florida. Allí ofrece, a costos asequibles, oportunidades de  inserción laboral a hispanos residentes en Estados Unidos.

Las Carreras profesionales que ofrece son: Administración de Negocios y Mercadeo, Administración Industrial, Comunicación Social, Psicología Social, Ingeniería de Sistemas y Máster en Administración de Empresas y Educación. Al finalizar sus estudios los estudiantes deben ser totalmente bilingües, requisito necesario para la obtención de su título. La UNAD en la Florida está ubicada en Weston, y si le interesa conocerla mejor su página web es: www.unadflorida.net

Un abanico infinito

Este nuevo sistema educativo es tan eficiente y amable que cada vez más universidades y demás centros educativos han comenzado a brindar este sistema de enseñanza, abriendo un abanico de posibilidades a nivel global. De hecho, el auge es tal que han surgido empresas educativas online altamente eficientes, no son necesariamente universidades, pero brindan educación con certificación sobre los temas de mayor demanda laboral del momento.

Las universidades que están a la vanguardia en nuevas tecnologías ya brindan carreras en línea. Por ejemplo, existe el Instituto de Educación a Distancia de la Universidad del Tolima (IDEAD), con sede en la Ciudad de Ibagué. Otra pionera en educación a distancia es la Universidad Antonio Nariño.

La Escuela Superior de Administración Pública, ESAP, dio comienzo a sus programas de pregrado a distancia en 1983. El programa inicial tenía 6 semestres y daba el título de Tecnólogo en Administración Municipal. Luego se desarrolló el ciclo profesional en 1988, y se otorgaba el título de Administrador Público Municipal y Regional. En 1998 se aprobó por el Ministerio de Educación un nuevo programa llamado Administración Pública Territorial. La ESAP ofrece programas de posgrado y especializaciones a distancia, su página es: www.esap.edu.co.

En Colombia ya hay varias universidades que brindan educación 100% virtual, una de ellas es la Corporación de Educación Virtual Unicolombia, que inició en el 2005. Ofrece Diplomados en Derechos Humanos con énfasis en Derecho Internacional Humanitario, y Diplomados en Derecho Penal Colombiano y en Derecho Penal Internacional.

El SENA no se queda atrás, en la actualidad tiene una plataforma que permite acceder a sus cursos virtuales gratuitos en casi todas sus modalidades educativas, y su experiencia y calidad de enseñanza es tan reconocida, que ser egresado de esta institución garantiza una alta posibilidad de empleo.

Antioquia decidió ingresar con pie derecho en esta modalidad educativa, creando en diciembre del 2017, mediante una Ordenanza Departamental, la Institución Universitaria

Digital de Antioquia, cuyo rector es Jasson Alberto de La Rosa Isaza. En la actualidad ofrece tres diplomados: Desarrollo de Software, Administración de Empresas Turísticas y Hoteleras, y Especialización en programación aplicada. Está vigilada por el Ministerio de Educación, y los interesados pueden ingresar a la página www.iudigital.edu.co para conocer un poco más sobre esta entidad.

Muchas instituciones nacionales y extranjeras, con licencia del gobierno, ofrecen ofertas virtuales en Colombia, y su éxito está demostrado con cifras. Según un informe del ministerio de Educación Nacional, la tasa de crecimiento en matrículas pasó del 13,6% en el 2011 al 98.9% en el 2016.

Ventajas de la educación digital

Según el colombiano Freddy Vega, CEO y cofundador de la plataforma digital educativa Platzi, las universidades son un privilegio, ya que solo un 14% tiene acceso a ellas. Por un lado, son carísimas y solo personas privilegiadas económicamente pueden dedicar tiempo en años para estudiar exclusivamente, tienen el tiempo para desplazarse y permanecer en un aula. Además sus sillas son limitadas y los estudiantes se tienen que acomodar a los horarios y espacios ofrecidos por la universidad.

En cambio, las plataformas digitales son flexibles para el manejo del tiempo y del espacio. El alumno determina a qué horas estudia y desde qué lugar. Además, los costos son más económicos. Es posible ver varias veces el contenido y la educación es interactiva, permite hacer preguntas y participar en chats donde se comparte la experiencia con otros estudiantes desde cualquier ciudad del mundo.

La educación a distancia utiliza las tecnologías de punta: correo electrónico, charlas en tiempo real —conocidas como chats —, videos y sistemas multimedia. Esto permite una interacción sin limitaciones de ubicación geográfica entre estudiantes y profesores. Los maestros pueden estar ubicados en diferentes ciudades del mundo y desarrollar el curso de manera similar a los que se dictan en la universidad. Generalmente, las clases se complementan con tareas, material de estudio y programas especiales que pueden ser consultados en cualquier momento.

Los exámenes, las dudas e inquietudes por parte de los estudiantes se pueden realizar desde la misma plataforma educativa vía e-mail o por chat.

El material educativo se desarrolla utilizando las tecnologías disponibles, y son muy dinámicas. En las clases de ingeniería, por ejemplo, las presentaciones se basan en modelos de simulaciones computacionales que el estudiante puede modificar en cualquier momento para realizar sus análisis. Así, el aprendizaje se hace con base en laboratorios virtuales, y a diferencia de los cursos presenciales, donde el profesor explica un tema y los alumnos estudian el material después de clase, en los cursos virtuales los estudiantes, con el uso de simuladores, van realizando los ejemplos y trabajos simultáneamente.

Hoy es posible aprender virtualmente cualquier materia. Entramos a la plataforma de Platzi, por ejemplo, y encontramos estos datos curiosos: ofrecen 52 carreras con 300 cursos en línea, y los pagos pueden ir desde el plan Expert, por $82.084 al mes o $985.000 al año, con acceso a los 300 cursos y certificado al concluir exitosamente el plan; o el Platzi Basic, por $128.000 mensual, con acceso a los 300 cursos y acceso a Vip Platzi Conf.

También ofrece los siguientes cursos gratuitos: Programación Básica, Marca Personal, Marketing voz a voz, y Escuela de Maestros Platzi.

Esta empresa tiene más 100 empleados o colaboradores y cerca de 800 mil estudiantes, además ha sido merecedora de diferentes premios. Disponible principalmente en idioma español, pero también en inglés y portugués. Su audiencia, en su mayoría, es de Latinoamérica y España. Fue creada por el guatemalteco Christian Van Der Henst y el colombiano Freddy Vega. Sus oficinas principales están en Bogotá, Ciudad de México y San Francisco. Ellos aseguran que el 64 % de sus alumnos mejoran sus ingresos entre un 54% hasta un 260%.

Otras plataformas virtuales relevantes son: Coursera, eDX, Udemy, Next U y Udacity, que va más allá de educar, pues cuando sus estudiantes terminan los estudios salen con empleo en algunas de las empresas más grandes del mundo en tecnología.

La educación virtual es tan buena que se ha demostrado, con el transcurso de los tiempos, que también forma personas con calidad. Los resultados de los exámenes Saber Pro en los últimos años han mostrado que los estudiantes de estas plataformas están en el mismo nivel que los estudiantes de educación presencial.

Y esto tiene lógica, porque un alumno digital debe ser alguien con un gran sentido de responsabilidad, autodisciplina, manejo eficiente del tiempo, sed de conocimiento, buenos hábitos de lectura y conocimientos sobre el manejo de tecnología básica, que cada día ofrece métodos muy amigables.

¿Títulos obsoletos?

El concepto más revolucionario que plantea Freddy Vega es que las empresas buenas no buscan títulos, sino talentos. Las empresas modernas que están a la vanguardia en tecnologías digitales no buscan personas con diplomas sino con habilidades, conocimientos, experiencia y competencias facilmente verificables mediantes simples test. Ese es el caso de empresas como Apple, Google, IBM, Unity, Random House Mondadori y Bank of América, que anunciaron que ya no contratarán por diplomas sino por talentos comprobables y experiencia relevante. “Una credencial académica es una señal, pero solo una”, por esa razón estas empresas no piden diplomas, en cambio hacen pruebas técnicas.

Los profesionales modernos tienen que saber manejar programas de internet específicos para su carrera, así que tienen que desarrollar habilidades tecnológicas para no fracasar.

Este concepto se extiende con la velocidad de la Internet, y cada día una mayor cantidad de empresas valoran más a sus empleados por lo que saben y pueden hacer bien, que por los títulos que los respaldan.

 

Erradicar el analfabetismo

Muy pronto, erradicar el analfabetismo en el mundo será una realidad virtual muy concreta, porque desde un teléfono móvil inteligente cualquier persona con sed de conocimiento puede salir de la ignorancia y convertirse en un ser humano calificado en el área de conocimiento que más le apetece.

Cualquiera con acceso a la tecnología puede estudiar desde los conocimientos básicos de primaria y secundaria hasta obtener pregrados, posgrados y maestrías, desde cualquier lugar del mundo y con cualquier universidad del mundo. Hoy, tener conocimientos es más un asunto de decisión personal que de confabulación de circunstancias favorables.

Desde la competencia gubernamental, Colombia necesita ampliar la cobertura para que las poblaciones distantes y marginadas tengan acceso a las redes, y posiblemente un día ese acceso será gratuito y ¿por qué no? obligatorio. El acceso a la felicidad, al conocimiento y al progreso debería ser un derecho, que finalmente beneficie a todo el país.

Por su parte, las universidades más prestigiosas del país están entrando a esta revolución tecnológica y educativa. La nueva ola ya está aquí, y la prueba es la Guía de Universidades y Carreras Virtuales de Colombia: https://carrerasuniversitarias.com.co/, cuya lista es casi interminable.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here