Proyecto hidroeléctrico Ituango, un ejemplo de ingeniería responsable

0
2404

Una gestión integral que hace la diferencia

A 175 kilómetros de Medellín se encuentra en construcción el Proyecto Hidroeléctrico Ituango, una obra de grandes proporciones que en materia de ingeniería e infraestructura se ha convertido en un reto para EPM y sus contratistas constructores, que trabajan día y noche para que en 2018 entre en funcionamiento la primera de sus turbinas. La hidroeléctrica generará 2.400 MW, que al entrar en servicio representarán el 17% de la demanda de potencia en todo país y será sin duda un motor para Colombia.

Ituango (3)Desde el instante en que se concibió el diseño de esta hidroeléctrica, siempre se ha tenido presente que la intervención realizada en el territorio, más allá de significar un destacable logro técnico y de ingeniería, debe acompañarse de proyectos sociales y económicos que impulsen el desarrollo en la región y mejoren las condiciones de vida de sus habitantes. Por eso y como parte de su compromiso con las comunidades, ha tenido en cuenta inversiones apreciables en varios frentes: educación, vivienda, servicios públicos, infraestructura comunitaria y deportiva, salud, proyectos productivos, vías de acceso e institucionalidad, con los que se le está apostando al progreso en una zona que por años vivió sin clemencia las atrocidades de la guerra y el abandono por parte del Estado. “El Proyecto Hidroeléctrico Ituango es un ejemplo de cómo una gran obra de infraestructura debe buscar integrarse con el territorio y sus habitantes, para contribuir a lo que en EPM hemos denominado la construcción de territorios sostenibles y competitivos”, comentó Juan Esteban Calle Restrepo, Gerente General de EPM y líder Grupo EPM.

Gracias a la inversión del proyecto en las diferentes líneas de desarrollo, en los municipios del área de influencia se están ejecutando obras que facilitan y mejoran la calidad de vida de sus habitantes. “El Proyecto está destinando una suma cercana a los 1,9 billones de pesos en inversiones que impactan directamente el desarrollo y la sostenibilidad del territorio”, asegura el Gerente General de EPM, quien está convencido que el Proyecto Hidroeléctrico más grande del país será, sin lugar a dudas, “un faro de esperanza para esta región antioqueña”.

CONSTRUYENDO COMUNIDAD CON EL PROYECTO

La obra impactará 12 municipios, que desde el principio han sido informados oportunamente sobre lo que significa el proyecto para la zona. Yarumal, Valdivia, San Andrés de Cuerquia, Toledo, Briceño, Peque, Buriticá, Santafé de Antioquia, Liborina, Olaya, Sabanalarga e Ituango han tenido cambios significativos en sus infraestructuras, vías de acceso, en el equipamiento de sus centros de salud y educativos, así como en diversos proyectos productivos que les permitirán crecer sosteniblemente, sin tener que dejar a un lado el ámbito rural, muy importante en la región.
Otra de las ventajas de este proyecto es que la seguridad ha vuelto a rondar el entorno, lo que cambia la percepción de los habitantes: “El conflicto nos ha traído cosas malas, pero nosotros tenemos la esperanza que con esta oportunidad Ituango sea un polo de desarrollo”, comenta Wilson Cartagena, quien lidera el proyecto audiovisual con jóvenes del municipio.

Ituango (4)Además de contar con una zona más segura, los habitantes de estas cabeceras municipales y sus veredas han visto cómo las mejores condiciones de vida se han asentado en sus terruños.
Hasta hace unos años, Luz Dary y su familia vivían en condiciones de hacinamiento y pobreza, hoy gracias a los recursos del proyecto y al programa Aldeas en el municipio de San Andrés de Cuerquia, ella, su esposo y sus 3 hijos han conseguido una vivienda digna, con todos los servicios públicos a sus disposición y lo más importante, un espacio en el que juntos cada día aportan al crecimiento del país.
“La vida cambió, ya no hay que pensar en qué momento me van a pedir la casa, me siento muy contenta en este lugar, es una bendición”, comenta Luz Dary, quien hace parte de las 120 familias que han sido beneficiadas con este proyecto en el municipio y de las 800 en todo el territorio de la hidroeléctrica. Las viviendas del programa Aldeas, son construidas con la madera que completa su ciclo de maduración en las 4 mil hectáreas de bosque sembradas por EPM alrededor de sus embalses. Cuentan con un área de 50m2, 3 alcobas, salón-comedor, cocina, baño y corredor; se entregan totalmente terminadas, incluido pozo séptico, acceso al agua y a la energía.

OPCIONES DE DESARROLLO PARA EL PRESENTE Y FUTURO

Ituango (5)Cuando se recorren los municipios del área de influencia, los aires que se respiran están colmados de esperanza y progreso, la mirada hacia el futuro es mucho más optimista, por eso las comunidades están desde ya preparándose para recibir a finales de 2018 el funcionamiento de la central hidroeléctrica, con la que esperan puedan recuperar un elemento vital que la guerra les arrebató, el turismo en la zona. Gracias a una importante inversión en materia vial, los colombianos podrán visitar el embalse de la hidroeléctrica que tendrá una extensión de 80 kilómetros. Además, la adecuación de las carreteras traerá muchas ventajas para los habitantes, ya que según Edgar Humberto Echavarría Cataño, sacerdote del corregimiento Valle de Toledo, del municipio de Toledo, “no solo es hacer una hidroeléctrica, de ahí se van a tomar otras cosas, la gente va poder sacar más fácil sus productos, podrán salir más rápido. Dar a conocer a Ituango y sus alrededores por progreso, no por violencia. Eso va a ser saludable”, argumentó.

Actualmente en la obra trabajan temporalmente cerca de 7300 personas, de las cuales un poco más de 2000 son habitantes de los municipios del área de influencia, lo que ha alivianado la problemática del desempleo en las subregiones norte y occidente del departamento. Por esta razón el Proyecto Hidroeléctrico Ituango más que un proyecto de ingeniería es un proyecto que ha permitido traer desarrollo al territorio: “Hemos entendido que estos proyectos no se hacen a espaldas de las comunidades, estos proyectos se hacen con ellas y deben estar incluidas en la cadena de valor. El esquema clásico de iniciar obras, informar y concertar ha cambiado, ahora es menester concertar e informar, antes de comenzar trabajos”, comenta el ingeniero Luis Javier Vélez Duque, Vicepresidente de Proyectos de Generación de Energía de EPM, quien tiene claro que un diferenciador de este proyecto con otros realizados en el país con características similares, radica en que en su zona de influencia se han articulado de manera planificada ejes básicos de desarrollo como la institucionalidad, la conectividad, la educación y el fortalecimiento y despliegue de capacidades endógenas de los habitantes, todo ello como condición básica de la sostenibilidad y el progreso. “Este proyecto debe articularse con la vocación, oportunidades y fortalezas del territorio sin ser intrusivo y tener en cuenta que todas las intervenciones tengan un propósito alineado con la sostenibilidad”, finalizó.

EL MEDIO AMBIENTE SÍ IMPORTA

Ituango (1)No solo el ámbito social ha sido una preocupación importante a la hora de abordar el proyecto, la construcción de esta hidroeléctrica también ha manejado con mucha responsabilidad los recursos naturales, por eso cumple a rigor con las normas medioambientales, con el fin de impactar lo menos posible el hábitat de la zona. La licencia ambiental otorgada por el Ministerio del Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible, para la construcción del proyecto, impone no solo exigencias para la protección de la zona boscosa alrededor del embalse sino que además define una regla de operación de la futura central, una forma de aprovechar el embalse donde las variaciones del caudal del río aguas abajo de la presa sean mínimas con respecto a su régimen natural, lo que será una de las características que se tendrán en cuenta para la definición de su uso.

El Vicepresidente Luis Javier Vélez, quien tiene la responsabilidad de hacer este proyecto una realidad, manifestó que “esta regla de operación, además va a garantizar que las comunidades que habitan aguas abajo del proyecto, perciban lo mínimo posible que arriba hay un proyecto hidroeléctrico”. Lo explicó de la siguiente manera: “La regla de operación garantiza que por causa del despacho de la central no habrá cambios bruscos en el caudal del rio. Si hay bajos caudales aguas arriba en el río Cauca, los caudales serán bajos aguas abajo de la central de generación y si, por el contrario, se presentan temporadas de lluvia, los caudales aguas abajo serán los propios de estas épocas del año. Por lo tanto, la operación del embalse no va a cambiar el régimen hidráulico natural del río Cauca aguas abajo y esta es una característica muy importante de este proyecto”.

Los cambios que se avecinan para los municipios de la zona de influencia son enormes, esta obra les permitirá convertirse en polos de desarrollo si se trabaja con transparencia, y qué mejor para lograrlo que preparar a las nuevas generaciones, esas que hoy ven con anhelo la construcción del proyecto hidroeléctrico Ituango, ya que han percibido cómo su territorio se transforma.
“Los jóvenes quieren construir una imagen agradable de Ituango, ellos han entendido que el proyecto llegó para quedarse, lo entienden como un buen vecino, que beneficia a su comunidad”, asegura Wilson Cartagena. Pero el secreto está, según Óscar Sepúlveda Londoño, alcalde de San Andrés de Cuerquia, en la educación, pues gracias a ella los habitantes cobran conciencia de lo que les pertenece: “La comunidad debe educarse, debemos generar desarrollo y el turismo es hoy buena alternativa. Debemos poner de nuestra parte para ser un pueblo comprometido en emprendimiento”.

Colombia se prepara para recibir una de las obras de ingeniería más importantes del país, cuya finalidad además de la generación de energía, está encaminada a beneficiar a aquellos territorios olvidados y que hoy esperan con alegría, y por qué no, con algo de ansiedad que en el año 2018 el Proyecto Hidroeléctrico Ituango dé a luz.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here