EL CORAZÓN ES EL MOTOR DE LA VIDA, CUIDAR TU CORAZÓN VA MÁS ALLÁ DEL REPORTE MÉDICO

0
2174
EL CORAZÓN ES EL MOTOR DE LA VIDA, CUIDAR TU CORAZÓN VA MÁS ALLÁ DEL REPORTE MÉDICO

Escribe: Danisol Arrrieta Bonilla

Hay quien dice que para sobrevivir se debe pensar con la cabeza y no con el corazón, pero la realidad es otra, hay que pensar, actuar y vivir con ambos para hallar bienestar y armonía, los ingredientes perfectos de la felicidad.

Cuántas veces hemos escuchado: ¡No mueras de desamor, aprende a vivir y sobreponerte! ¡Enamórate aunque sufras en el intento y disfrútalo! ¿Cuántas veces lo repetimos y nos lo decimos? Y a decir verdad, ¿quién no ha sufrido por amor? En realidad no existe un dolor pequeño cuando se trata de un “corazón herido”, “mal querido” o “maltratado” e irremediablemente enamorado.

Según el Diccionario de la Real Academia Española, “el corazón es un órgano de naturaleza muscular, común a todos los vertebrados y a muchos invertebrados, que actúa como impulsor de la sangre y que en el hombre está situado en la cavidad torácica”. Una simple deducción biológica, si fuera lo único que asociamos a tan imponente órgano.

A decir verdad, el corazón funciona como un motor, siempre necesita atención, mantenimiento y cuidados, si estamos alegres late tan fuertemente que la sangre recorre el cuerpo con tal fluidez que nos provoca satisfacción y bienestar; sin lugar a dudas, es un acompañante natural de la pasión que puede abrazar a cualquier ser humano cuando ama o quiere algo.

Sin embargo, cuando estamos tristes o enfermos, el corazón pierde impulso, sentimos angustia e iniciamos un lento y agónico proceso, que en pocas palabras nos marchita, nos incapacita en múltiples aspectos como el no querer nada y sentir muy poco. Un sentimiento que nos llena de inseguridad, nos deja débiles, frágiles y vulnerables mental, física y emocionalmente.

No obstante, la debilidad tanto física como emocional es una señal de alerta para un corazón que reclama atención, no importa si se ha sufrido o no una decepción, nunca está demás hacerse un chequeo médico, una revisión que determine un óptimo estado de salud. En este sentido, para nadie es un secreto que al corazón pueden afectarle los estados anímicos, enfermedades, el exceso de trabajo o el desamor que aunque no es una enfermedad, es una condición emocional que en algún momento de la vida se puede sentir o vivir Las “fallas” o “males” cardiovasculares pueden presentarse por disposición genética o por la edad, por lo general incurables o irreversibles; mientras que otras suelen presentarse por malos hábitos como fumar, el exceso de sedentarismo y una deficiente alimentación.

Nadie está libre de sufrir del corazón pero si quiere vivir tiene la obligación de cuidarse y qué mejor manera de hacerlo que comenzar a por tener en cuenta algunos buenos consejos.

Como sabemos, la alimentación es fundamental y la clave para tener un organismo sano y fuerte está en una dieta balanceada, por tanto:

◉◉Ingerir frutas y hortalizas mínimo 5 veces al día
◉◉Disminuir el consumo de sal ◉◉Aumentar la ingesta de cereales integrales
◉◉Comer más frutos secos y legumbres
◉◉Consumir pescado mínimo 2 veces por semana.
◉◉Tomar más lácteos bajos en grasas y sal como los desnatados
◉◉Prescindir del consumo de bebidas alcohólicas y azucaradas

EL CORAZÓN ES EL MOTOR DE LA VIDA, CUIDAR TU CORAZÓN VA MÁS ALLÁ DEL REPORTE MÉDICO

Es lo más recomendable para llevar una vida saludable.  Además, hacer ejercicio, el sedentarismo hace más lentas y perezosas a las personas y más propensas a la obesidad, tengamos en cuenta que el cuerpo que no se ejercita puede atrofiarse fácilmente. Lo más aconsejable es:

◉◉Caminar 30 minutos mínimo al día, 3 veces por semana
◉◉Realizar actividades aeróbicas al menos 3 veces por semana Son prácticas que contribuyen a usar con mayor eficiencia el oxígeno en el organismo, fortalecen los sistemas circulatorio o cardiovascular, respiratorio y muscular.

Indiscutiblemente el ejercicio actúa como un revitalizador, por lo que hay que practicarlo moderada y progresivamente para que sea totalmente beneficioso y no perjudicial.

También se debe reducir el estrés, es vital para mantener un corazón sano. Ya sea por las tensiones del trabajo, la convivencia en general o la pareja, siempre hay que buscar la forma de  descansar y relajarse, es más, lo ideal es hacer lo que más nos gusta:

◉◉Ir al cine
◉◉Leer
◉◉Bailar
◉◉Salir con los amigos
◉◉ Ver películas en casa
◉◉Dormir
◉◉Disfrutar de unos chocolates, claro está que sin excederse
◉◉Pasear, conectarse con la naturaleza
◉◉Cocinar algo rico

Retarte a ti mismo y hacer algo divertido que quizás nunca te has atrevido a hacer, un deporte extremo, saltar en paracaídas, hacer parapentismo, jugar tiro al arco o simplemente aprender algo nuevo.

De la misma manera, factores emocionales pueden causarte estrés. Si estás despechado, decepcionado de una amistad o de un amor, todo lo anterior aplica para recuperar energías, prevenir y sanar no solo un corazón herido sino también un alma atormentada por el desamor.

Aunque, finalmente, una cura no científica pero no menos efectiva para cualquier mal físico o emocional del corazón se halla definitivamente en ocupar el tiempo libre, y reír: la risa libera endorfinas y nos acerca a la felicidad como seres humanos.

¡Ensáyalo tú mismo!  Y no dejes de ir al médico a tu chequeo anual.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here