MENTE SANA EN CUERPO SANO, SALUD INTEGRAL DE LA MENTE, EL CUERPO Y EL ALMA

0
5246

Escribe: Julia Tabares

La salud no es solamente un asunto corporal y material. Ésta debe entenderse como un todo, pues ni la belleza exterior depende únicamente de cuidados externos. La manera cómo nos relacionamos, la forma de pensar y las actitudes hacia nuestro entorno condicionan, en gran parte, nuestra salud en todos los ámbitos.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la salud mental se define como un estado de bienestar en el cual el individuo es consciente de sus propias capacidades, puede afrontar las tensiones normales de la vida, puede trabajar de forma productiva y fructífera y es capaz de hacer una contribución a su comunidad.

En términos coloquiales, la salud mental es el estado de equilibrio que existe entre el interior de la persona y su entorno, y se relaciona directamente con las emociones, el raciocinio y la forma de comportarse frente a diferentes situaciones, garantizando así su bienestar y calidad de vida. De igual forma, ayuda a manejar las situaciones de estrés, a convivir con otros individuos y a tomar decisiones importantes. Igual que la salud física, es muy importante promover la salud mental en todas las etapas de la vida.

Por eso, tenga en cuenta las siguientes recomendaciones:

1. Escuchar música es muy relajante y lo ayudará a tener la mente ocupada, por fuera de las preocupaciones cotidianas.

2. Hacer un receso de diez minutos cada dos horas le permite relajar la mente y descansar para ser más proactivo en su trabajo.

3. Alimentarse de manera saludable y tomar el tiempo necesario para hacerlo le permite mejorar su sistema digestivo y disminuir sus niveles de estrés. Para mantener su mente y cerebro sanos, procure incluir en su dieta alimentos como semillas de calabaza, brócoli, nueces, té verde, avena, frutas, verduras, entre otros.

4. Ver, oler y sentir hacen parte de la activación de los sentidos. Dese la oportunidad de estar en contacto con lo natural, es
bastante importante para descargar energías y renovarlas.

5. Realizar actividad física es fundamental, pues ayuda a descargar el estrés del día y a renovar baterías.

6. Dormir el tiempo necesario (alrededor de 8 horas), en un entorno tranquilo y ventilado; mantener un horario regular  a la hora de dormir y realizar una siesta corta durante el día, le ayudarán a disminuir el estrés, a mejorar la memoria y a aumentar la concentración.

Pero para estar en un completo equilibrio, no se puede dejar de lado la salud espiritual, pues es evidente que hay una relación entre este aspecto y el mantenerse sano.

A nivel mundial, estudiosos de la materia han demostrado que, sin importar el tipo de religión o fe que se profese, las personas que son realmente espirituales gozan de una mejor salud mental. Por esto se dice que una práctica espiritual, de cualquier tipo, se convierte en un reductor y canalizador de energías, donde se aumenta la percepción y la conexión con otras personas, lo que a su vez se traduce en una mejor salud mental y emocional.

La salud espiritual se logra cuando se siente en paz con la vida, cuando encuentra esperanza y consuelo, aún en los momentos más difíciles. Para cultivarla y trabajarla, se aconsejan actividades como las siguientes:

1. Meditar ayuda a calmar la mente, el cuerpo y el corazón, lo que a su vez se puede traducir en una mejor salud.

2. Buscar y darle sentido a la vida, tener una razón poderosa para vivir es fundamental.

3. Encontrar textos que sean de valor emocional. Una poesía, un cuento, apartes de una novela o quizá un texto religioso si es creyente, le pueden transmitir valor.

4. Subir los niveles de energía mediante la práctica espiritual nos llena de fuerza interior y nos mantiene sanos.

5. Cultivar el perdón y la gratitud como medicamentos para una mejor calidad de vida.

6. Desarrollar la fe. Hacerlo nos empuja a levantarnos cada día y en este sentido, todo estará bien siempre.

7. Hacer algo por los demás. Ser generoso y dedicar un poco de tiempo a los otros, a su familia, sus amigos, su comunidad, genera motivación y nos conecta con las personas.

En el mundo actual, el interés por estos temas es progresivo y constantemente se generan inquietudes hacia la búsqueda de una salud integral, que incluya la parte mental y espiritual, para lograr así un prototipo de salud más completo y ajustado a la verdadera realidad humana.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here