QUE SU AFICIÓN POR EL DEPORTE NO LO DEJE LESIONADO

0
1314

Escribe Dannisol Arrieta Bonilla

El fútbol es un deporte que requiere mucha destreza corporal, resistencia, fuerza y disciplina, alimentarse sanamente es vital para mantener un buen estado físico. Al jugar no estás libre de sufrir fracturas, golpes, torceduras en el menor de los casos, raspones y de vez en cuando, uno que otro sangrado nasal propio del esfuerzo y el constante contacto físico.

Siempre, si vas a jugar o hacer cualquier otro deporte, debes calentar y estirar todos los músculos del cuerpo, particularmente las piernas para correr y patear el balón, de esa manera pueden evitarse desgarramientos musculares o torceduras; ejercitar el cuello por si quieres darle un cabezazo a la pelota; además de los brazos para mantener el equilibrio, incluso si piensas jugar fútbol, aunque para efectos de este no se usen.

Todo deportista, ya sea profesional o aficionado, debe procurar el cuidado de su integridad física, en cualquier actividad deportiva un buen calentamiento puede evitar una dolorosa contusión; no se debe trasnochar, ni ingerir alucinógenos o bebidas alcohólicas.

Para nadie es un secreto que un deportista innato o aficionado debe mantenerse bien hidratado, consumir frutas y alimentos energéticos, líquidos y verduras.

Asimismo, al jugar fútbol nunca se debe obviar el uso de los implementos de seguridad y protección, en especial los arqueros, sus guantes, rodilleras, coderas y uniforme debidamente acolchado, no importa si es un juego de competencia o de amigos, en la calle o en una cancha, los jugadores siempre deben colocarse las espinilleras, ya que estas les protegen la parte inferior de las piernas, además de usar los zapatos apropiados, tacos o como se les llama popularmente “guayos” reglamentarios.

Por lo general las lesiones en las extremidades inferiores, suelen ser agudas o crónicas, las primeras son traumáticas, espontáneas y surgen tras un bloqueo, una mala caída o un golpe directo durante un partido o entrenamiento; mientras que las segundas, se dan por exceso de uso, debido a que dicha parte del cuerpo se estresa y sobre esfuerza a raíz del movimiento continuo.

En caso de sufrir una torcedura de tobillo lo más recomendable es vendarlo o usar una tobillera, tengamos presente que la mayoría de las lesiones en el fútbol se presentan en las piernas.

Si bien no todo jugador de fútbol aficionado es una atleta y viceversa, debe al menos conocer su cuerpo, reconocer sus limitaciones y en esta medida asegurarse de hacer un adecuado calentamiento, que cumpla su objetivo muscular y respiratorio, realizar ejercicios de estiramiento y flexibilidad para preparar la actividad física.

El calentamiento es tan importante que se divide en dos etapas, una general que se enfoca en movimientos lentos de pies como patear, además de saltar y montar en bicicleta, que debe aumentar gradualmente durante un periodo de tiempo no superior a los 10 o 15 minutos.

Luego, se hacen ejercicios de flexibilidad y estiramiento para pasar a la fase de calentamiento específico donde el movimiento del cuerpo se ejercita simulando la práctica deportiva, por ejemplo, saltos para baloncesto, pases de pelota para el fútbol, movimiento de brazos como si se estuviera jugando tenis, etc.

En este sentido, la preparación física antes del juego resulta determinante para evitar lesiones o manejarlas en su momento.

Generalmente, las lesiones menores toman una o dos semanas para la recuperación, con cuidados como reposo, hielo, compresiones de agua tibia y elevación; mientras que las de carácter grave pueden llevarse hasta 6 meses por las cirugías que requieren finalmente una mayor atención.

FACTORES DE RIESGO
Medicación por enfermedades generales, calentamiento deficiente, recuperación inadecuada de una contusión previa, exceso de esfuerzo muscular, sobrepeso, alimentación inadecuada, mala cicatrización (Fibrosis cicatricial) , entre otras.

lesiones1

CLAVES PARA PREVENIR LESIONES CUANDO JUEGAS FÚTBOL
1. Después de una lesión, siempre se debe esperar a tener una recuperación completa antes de volver a jugar para evitar males permanentes.
2. Jugar limpio, para no causar o causarse alguna lesión que atente contra la integridad física propia o de los involucrados en el juego.
3.Utilizar todos los implementos de seguridad y protección reglamentarios para la actividad deportiva.
4. Realizar los ejercicios de protección adecuados para activar la defensa natural del cuerpo, que generan resistencia a ciertas lesiones propias del juego; además del constante movimiento (calentamiento, estiramiento, flexibilidad).

TIPO DE LESIONES MÁS COMUNES
• Calambres
• Contusiones
• Contracturas
• Distensiones
• Fractura de los huesos de la nariz
• Fractura de tibia y peroné
• Rotura de las falanges de los pies
• Rotura de las falanges de la mano o muñeca
• Esguinces de tobillo
• Lesiones del ligamento
• cruzado anterior (LCA)
• Lesiones de los meniscos

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here