DIOS ESTÁ ON LINE

0
1103

Escribe: Catalina Morales Vélez

Cuando a mediados del año pasado la aplicación de la Biblia alcanzó las 100 millones de descargas y se consagró como un hito equivalente a Instagram, dejó de ser posible ignorar cómo las aplicaciones y los smartphones habían conquistado el terreno de la fe.

En las tiendas móviles actualmente se encuentran aplicaciones para toda índole espiritual, permitiéndoles a los creyentes recibir
diariamente apartes de los libros sagrados, alertarles sobre horarios de alabanza, instrucciones de meditación, centros de oración cercanos, orientación geográfica para la adoración y mucho más; además de que no se trata de una oferta pequeña, puesto que el usuario puede escoger entre múltiples opciones pagadas y gratuitas.

Este boom de aplicaciones responde a un comportamiento latente en las redes sociales, donde la gente comparte sus buenos deseos, exalta su fe y reconoce a su Dios en sus actualizaciones de estado; es por ello que lo que algunos podrían tachar como la trivialización de los libros sagrados, se ve hoy como un paso que da el mismo Dios para llegar a sus creyentes.

Pero, ¿estas aplicaciones te hacen mejor católico, musulmán, budista o nueva era?

En un principio la variedad de aplicaciones demuestran que se convierten es en herramientas que ayudan a las personas en su camino de fe, pero las nuevas generaciones de Apps están yendo mas allá, conectando a las personas con sus propias comunidades locales de fe, las actividades que estas desencadenan y el día a día de los credos en sus respectivas zonas.

Los servicios que los usuarios de estas aplicaciones hoy demandan, incluyen los horarios de funcionamientos de sus iglesias o sinagogas, interactuar con su congregación a través de una red social móvil, live streaming (transmisiones en vivo), webinars que incluyen videos grabados de sus propios padres, rabinos, lideres o sacerdotes, reflexiones personalizadas, block de notas para sus confesiones, GPS que les permita saber cuándo miembros de su iglesia están cerca, inscripciones a seminarios o eventos de su hermandad y hasta transacciones financieras para hacer aportes o el diezmo directamente desde su celular.

tecnologia1

 

Para este punto el concepto de aplicaciones religiosas empieza a sonar un poco mercantilista, mas la realidad es que actualmente existen 6800 millones de dispositivos móviles repartidos entre 7100 millones de personas que poblamos este planeta y los indicadores que presentó la ITU (Unión Internacional de Telecomunicaciones), demuestran que para este año en la Tierra habrá mas celulares que personas; esto lo único que evidencia es que la efervescencia por los teléfonos inteligentes aumenta a  una velocidad abrumadora y la oportunidad para unir a las comunidades a través de la fe, aflora. La experiencia móvil esta redefiniéndolo todo y eso incluye cómo las personas se relacionan con sus creencias espirituales y religiosas, sin embargo no se sabe hasta qué punto se llegará en el marco institucional de cada fe y las posibilidades que ofrece internet, pero sin duda alguna, la iglesia dejó de esperar a sus creyentes y empezó a liderar el camino para llevar el dogma a la gente.

Esperamos que en su viaje la fe le acompañe

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here